sábado, 7 de agosto de 2010

EL ESTADO DOCENTE Y EL MAESTRO LUIS BELTRAN PRIETO FIGUEROA



Luis Beltrán Prieto Figueroa, Activista y Revolucionario (1945-1948), aportó significativa información sobre la Sociedad Venezolana de Maestros de Instrucción Primaria, su posterior transformación a Federación Venezolana de Maestros, su representación política y participativa en la construcción de política públicas y posteriormente la incursión y el papel que jugo dentro del partido del pueblo.

El 15 de Febrero de 1948 al tomar la Presidencia el maestro Gallegos nombró a Prieto Ministro de Educación (febrero 15 - noviembre 24, 1948). Durante este breve periodo Prieto enfatizó el carácter popular y democrático que debe tener la educación, sostuvo la necesidad de la escuela unificada, pidió una escuela vinculada al país, el mejoramiento profesional del magisterio.

Prieto en su exposición del ESTADO DOCENTE afirmaba que “El Estado es una concepción de carácter jurídico-social. Se refiere a la formas y organización de la sociedad, de su Gobierno y al establecimiento de normas de convivencia”, por lo tanto asumiendo esta caracterización genérica, se deduce el principio irrenunciable del Estado a regir su política educativa, de igual manera a razón del Maestro: “El Estado interviene, por derecho propio, en la organización de la educación del país, y orienta, según su doctrina política, esa educación. Depende la orientación de una escuela de la orientación política del Estado”.

En la nueva Ley Organica de Educación lo reseña de manera explicita el estado como rector de las politicas educativas, ya que de ella depende el desarrollo de un currículo contextualizado, apegado a las realidades y necesidades educativas de cada una de las regiones qeu integran nuestra patria de la mano con la triada familia, escuela y comunidad.

De allí que la reestructuración de la función direccional del Ministerio del Poder Popular para la Educación, es participativa, protagónica y garante de un sistema de valores democráticos, consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como hecho irrenunciable y como responsabilidad histórica de todos los involucrados en el hecho educativo, lo cual coadyuva a enriquecer el trabajo desde el Nivel Macro, Meso y Micro, para lograr una armonía ejemplarizante en la ejecución de las políticas educativas del Estado Docente.

El nuevo Estado Docente ha de promover la siembra de la nueva conciencia revolucionaria, el cambio de paradigma del viejo docente que aún sigue pensando en la arcaica y desgastada práctica pedagógica de la (democracia representativa), por ello es un error, pensar que la escuela está divorciada de los cambios históricos que se presentan en la sociedad, ya que la escuela a través de las políticas educativas del Estado Docente, soluciona no solamente problemas relacionados a la educación, sino también de la sociedad, de allí el principio sinérgico de la educación. El Maestro Simón Rodríguez afirmaba: “Piense la Dirección de Enseñanza en formar maestros antes de abrir escuelas”, ya el Maestro Rodríguez aperturaba una visión futurista sobre el Estado Docente; la formación docente. Una formación que cultive los saberes académicos y populares, que promueva una educación en, por y para la libertad. Por eso el docente de hoy, el docente necesario, es aquél que es capaz de trasformarse a si mismo, para construir nuevos espacios en el ejercicio de la praxis pedagógica, tendiente a ratificar lo expresamente dicho por el Maestro Simón Rodríguez: “si quieres formar República, debes formar republicanos”. De allí parte el complemento del discurso del Libertador Simón Bolívar en el Congreso de Angostura en 1819: “Moral y luces son nuestras primeras necesidades, moral y luces son los polos de una República”. De esa manera que sea posible la concreción, formación y consolidación del hombre nuevo, del nuevo republicano y el nuevo ser social; volviendo al Maestro Simón Rodríguez, encontramos la consecución de esos postulados: “La idea de República es el resultado de muchas combinaciones: es la más simple expresión de que el estudio del hombre ha reducido todas las relaciones sociales, su fórmula es: pueblo multiplicado por intereses particulares”, y más adelante continua el Maestro Simón Rodríguez: “La República debe ser educación popular, destinación a ejercicios útiles. No habrá jamás verdadera sociedad sin educación social”, allí está la verdadera esencia del Nuevo Estado Docente, en la fortaleza del deber ser y es la cimentación de los pilares fundamentales de la propuesta curricular sobre la educación bolivariana como lo son: “Aprender a Crear, Aprender a Convivir y Participar, Aprender a Valorar y Aprender a Reflexionar”. Pero la verdadera esencia de la profundización y consolidación del Estado Docente, no radica bajo la responsabilidad expresa de un Ministro o Ministerio, sino que todos somos responsables del hecho educativo en el nuevo devenir de la patria, y ratificar lo expresado por el Maestro Luís Beltrán Prieto Figueroa: “Cuando se educa a un niño la educación que se le suministra no le prepara únicamente para su beneficio personal, sino que recibe una capacitación para servir en una determinada forma a la colectividad. La educación no se refiere al hoy transitorio, sino que mira al porvenir. La formación educacional responde a un concepto general que el Estado se forja, a un tipo humano nacional de determinadas características, que es el tipo deseable del buen ciudadano”.